A menudo las acciones más eficaces para promover la salud de la población no son las más complejas o necesitadas de grandes inversiones, sino las relacionadas con los cuidados, la promoción de la salud y la prevención.

Un estudio realizado en entornos empobrecidos en la ciudad de Memphis (Estados Unidos) durante dos décadas (1990-2011) demostró que las visitas domiciliarias tras el nacimiento de un bebé y hasta los dos años por una enfermera especializada puede reducir la mortalidad materno- infantil. En el estudio participaron 1.100 parejas de madre-bebé, divididas en 4 grupos según la asistencia que recibieron tras el nacimiento. Las madres que no recibieron ninguna visita tuvieron 3,7 por ciento y sus hijos un 1,6 por ciento más probabilidades de morir. El ahorro por hospitalizaciones y gastos médicos fué de alrededor de 5,70 dólares por cada dólar gastado en las visitas.

En cuanto a la asistencia al parto, ser atendida por una matrona  presenta muchos beneficios para madres y bebés comparado con la asistencia por obstetras, sin efectos adversos. A esa conclusión llegó una revisión de 15 estudios que en total abarcaban 17.674 madres con embarazos de bajo y medio riesgo de Reino Unido, Irlanda, Canadá, y Australia.

El resultado de esta extensa revisión es que las mujeres que fueron asistidas por matronas durante el embarazo y el parto tuvieron menos probabilidades de tener un parto prematuro antes de las 37 semanas, de sufrir un aborto antes de las 24 semanas, de solicitar anestesia epidural en el parto o de que éste fuera instrumental (forceps o cesárea). En general las mujeres que fueron atendidas por una matrona conocida, tenían un parto más largo, espontáneo, y por vía vaginal. No había diferencias entre los dos grupos en cuanto a la tasa de cesáreas. No se tomó en consideración los partos en casa.

La mayoría de los estudios también evidenciaban una mayor satisfacción por varios motivos con la asistencia por una matrona, en comparación con otros modelos de atención, y el coste era menor.

La conclusión es que en ausencia de complicaciones que requieran la asistencia de un/a obstetra, la atención por comadronas es más beneficiosa para las madres.

Referencias: