La ecopsicología estudia la relación entre los seres humanos y el entorno natural a través de principios ecológicos y psicológicos, y busca ayudar a potenciar la conexión emocional entre las personas y el entorno natural por ser un factor esencial para alcanzar un mayor bienestar emocional y social, y desarrollar estilos de vida más sostenibles y justos.   

La  Ecopsicología Infantil busca dar un paso más allá, al entender que la capacidad para conectar con la naturaleza de ahí fuera y con la propia naturaleza aquí dentro son dos aspectos de un mismo fenómeno, y que -al igual que todas las especies- la especie humana también tiene un nicho ecológico que le permite un desarrollo físico, psicoafectivo y cognitivo óptimo.  La etapa de la vida en la que esa conexión se produce de un modo espontáneo, natural y fácil, es la misma en la que se integran nuestros cerebros (reptiliano, emocional-mamífero y neocortex), es decir, en las etapas tempranas de la vida, si se dan las condiciones apropiadas.  Y en la actualidad esas condiciones a menudo ni se comprenden ni se producen.

La conexión del ser humano con su propia naturaleza desde el inicio se favorece cuando se reconocen y satisfacen las auténticas necesidades de los bebés y niños pequeños (vínculo afectivo, contacto, movimiento, juego libre, respeto por su proceso madurativo …), y se crean las condiciones apropiadas para puedan desplegarse de un modo espontáneo las inteligencias intrínsecas que todos los niños traen consigo.

La ecopsicología infantil busca reconocer que muchísimo antes que intelecto somos naturaleza, que la psicología se asienta sobre la biología, y que solo una visión ecosistémica y respetuosa con la psicobiología puede ayudar a generar seres humanos saludables, respetuosos y  emocionalmente inteligentes.

I Jornada de Ecopsicología de la Infancia

Juego Libre y salud mental infantil

La regulación emocional en la infancia a través del juego

 

 

Más información